Iglesia de grandes proporciones ubicada frente a una gran plaza, rodeada de edificaciones de la colonia. El sitio escogido para dibujar fue junto a la parada del transporte público, lo que dió lugar a muchos diálogos y comentarios.

El templo está cubierto por trabajos en cedro cubierto con pan de oro, y por numerosas pinturas y tallas que adornan su interior. Junto al retablo mayor, las diez capillas laterales que completan el conjunto interior de Santo Domingo enriquecen aún más el cuerpo interno de la iglesia con bellísimos trabajos en madera y hojilla de oro.