En el Centro Histórico, en las calles Flores y Espejo, es la iglesia del claustro de Santa Catalina. Las dos calles son muy estrechas y con mucho tráfico vehicular y peatonal lo que dificulta realizar el dibujo.